ico islafmvivo

logo diario2

ÚLTIMAS NOTICIAS
 
icon redes

Glorias del deporte de Catamarca

Carlos Cobacho, el jugador que con 1.68 la embocaba como ninguno

Brilló en su querido Red Star, jugó en los seleccionados juveniles y de mayores de básquet de Catamarca y fue un tirador implacable en los tiempos que no existía el triple-Diario de Catamarca

COBACHO ACTUAL

Estrellas del básquet de Catamarca; Carlos Cobacho el jugador que con un 1.68 la embocaba como ninguno - eldiariodecatamarca.com.ar

 

Carlos Rodolfo Cobacho tiene hoy 66 años, pero en la década del 70 brilló en el básquetbol de Catamarca. Pese a su estatura de 1.68 fue un gigante dentro del rectángulo y se destacó por su entrega, su liderazgo y sobre todo por sus tiros de media distancia.

Si en su época de jugador hubieran existido los triples, estaría en la historia del básquetbol local como uno de los máximos goleadores. Pero le tocó el tiempo en que la disciplina convocaba a mucha gente, donde brillaron otros grandes del básquetbol local y que compitieron con figuras nacionales.

Los comienzos

"En el año 1967 tenía 11 años y llegué a Red Star junto con otros chicos del barrio. Vivíamos cerca del club y comenzamos a jugar allí. Recuerdo que don José Rincón era el presidente y también el encargado de enseñarnos a jugar, a dar los primeros pasos"

Cobacho todo el equipo

Conjunto estrellado de la decáda del 70

"En ésa época se jugaba con pelota de cuero N° 6 que era gigante y tampoco había tableros de mini-basquetbol, Eran los que jugaban los mayores y de madera. !Había que hacerla llegar a la pelota¡. Por esos tiempos también llegaron al club chicos de padres que trabajaban en el Banco de Desarrollo".

Carlos cierra los ojos y recuerda en detalle aquellos comienzos. "Al club llegaban los empleados del banco a jugar porque don Ricardo Antonio Bollea era el gerente. Después fue presidente e hizo mucho por el club, Se encargaba de cargar ladrillos, arena, con tal de levantar el club".

"Antes de jugar nos pedía que ayudáramos y lo hacíamos con gusto. Él daba el ejemplo. En esa época se jugaba por amor al club, no había dinero ni nada en juego. Me recuerdo a "Bocha" Vega una figura del básquet femenino que nos daba una colación como incentivo cuando terminaban los partidos".

"Nosotros lo disfrutábamos porque que todos éramos del barrio y por eso nos identificábamos con él club. Pero de aquella camada en la que fuimos como 25 chicos, creo solo 3 o 4 llegaron a jugar en primera. Muchos se fueron porque los padres eran trasladados y otros se dedicaban al estudio".

Épocas imborrables

Carlos menciona que en aquellos años no existía el mini básquet. Las categorías eran microbios, infantiles, cadetes, tercera y primera. "A nosotros no encantaba ver los partidos de tercera, porque jugaban los que dejaban la primera más los chicos que subían de cadetes".

"En esa época no estaba tan establecido los puestos en la cancha. Era explotar la condición natural de cada uno. Yo siempre fui bajito. Llegué de adulto a 1.68. Lo mío era la media distancia. No existía el triple, todo valía como doble pero tenía un buen promedio".

¿Cómo hacía?

cobacho solo

"Una vez, por ese entonces, un amigo me dijo que era un suertudo para embocar. Yo lo miré y en modo serio le dije "no podes decir que la emboco de suerte, porque yo me paso dos horas al día, de lunes a viernes, tirando al aro". Entonces llegaba a los partidos afilados la metía porque siempre practicaba", relata con orgullo.

En sus épocas de la escuela secundaria, estudió en el Colegio Nacional y en los juegos intercolegiales fue campeón cuatro años seguidos. "Teníamos nueve jugadores del seleccionado juvenil en nuestras filas, No había con qué darnos, así que en los partidos los pasábamos por arriba".

Una anécdota

"Siempre me recuerdo que en un intercolegial nacional, nos enfrentamos a Miguel Cortijo en un partido en Belén, creo que en el año 74. Fue muy especial, porque "Calilo" Robledo, que integraba nuestro equipo, era un jugador que tenía dos motores, no se cansaba nunca".

"El asunto es que la gente estaba loca con la labor de "Calilo". Les dio un baile bárbaro a los santiagueños pero no la embocábamos. Lo tuve que parar para jugar en serio. Pero Cortijo, que en esos momentos surgía como la gran figura, estaba con una bronca bárbara", recuerda.

Los ídolos

En la selección mayor jugó en el año 75 en un campeonato Argentino en Chubut y en juveniles integró tres seleccionados.
"Me recuerdo que compartíamos la zona con Capital Federal, Santa Fe y Córdoba. Cuando veo que aparece "Chocolate" Rafaelli, un ídolo total. Me temblaban las piernas y lo tenía que enfrentar", memoriza.

"Cuando fue el Argentino en Catamarca, en 1970, pude ver de cerca y compartir a las grandes figuras de Provincia de Buenos Aires y Capital Federal. Estaban Fruet, Elizondo, González, Ghermann, el Negro De Lizaso. Fue impresionante y nunca me voy a olvidar".

"Conocí casi todo el país gracias al básquet. El campeonato Argentino era por aquellos el torneo más importante. Surgió la Liga Nacional y eso mató esa competencia. La Liga incentivó el básquetbol. Llegaron jugadores de Estados Unidos, tal vez no de los mejores, pero aportaron mucho al crecimiento del básquet".

El retiro

"Yo jugué hasta los 26 años, a los 25 egresé de la Escuela de Oficiales y se me complicó por el trabajo, ya que había que cumplir horario y no me podía entrenar. A los 30 me encuentra Federico Hausberger y me llama porque necesitaba ayudar a los chicos del club, pero fue poco tiempo".

Otra anécdota

"Una vez venía andando en bicicleta y sentí picar la pelota en el club. Había tres equipos de chicos. Cuando se fue uno, me llamaron a jugar. Al rato la empecé a embocar. Porque tirar al aro es como andar en bicicleta, no se olvida nunca.
No podían creer que yo había jugado en Red Star. Me dio un poco de tristeza pero los chicos no habían nacido cuando yo era parte de aquel plantel".

El presente

Hoy Carlos Rodolfo Cobacho se alejó del ambiente del básquetbol. Casi no jugó en la liga de veteranos y tampoco le atrae. Le gusta mucho ver la NBA y reconoce que es la mejor liga del mundo. Admira a Larry Bird, Michael Jordan y a las figuras de la actualidad.

Como cierre cuenta la anécdota de su madre. "En el ambiente me conocían como el "mono". Entonces cuando me iban a buscar a mi casa y le preguntaban si estaba el "mono", mi madre se enojaba y les decía que allí no vivía ningún mono y los sacaba al trote", recuerda.

 

banner laislafm

BANNER GOBIERNO MINERIA LOW

banner missing children 2021

BANNER MUNICIPALIDAD CAPITAL AVANZA

banner eca

BANNER NUBE ROSA NUEVO

banner escuela odontologia

Banner Chicos Sin Alcohol verano

BANNER GOBIERNO ObrasParaLaGente

banner opcion 300

BANNER GOBIERNO RECORRE CATAMARCA

banner diseno laser2

banner ingenio

BANNER GOBIERNO 1 EJES GOB

banner gobierno hospitales