logo diario catamarca

 
 

01-criterio-new
01-la-isla


 

Desde los principios del cristianismo, como parámetro para medir traicioneros, conocemos cómo la gente se puede sentar en la misma mesa y vender su alma, al mejor o peor postor.

En un párrafo bíblico, Jesús les habla a sus apóstoles y advierte que a quien él besará, será justamente quien le traicionará. El beso, en política como en lo social, es una costumbre actual, que sintetiza el saludo y dinamiza la relación, pero no significa en absoluto fidelidad.

En menos de 24 horas, pero con la mirada puesta en octubre, primero un intendente y luego un funcionario de tercera línea del gobierno provincial, demostraron la vigencia de las traiciones

En política no existen las casualidades, sino más bien causalidades. La cúpula Celeste y la Renovacion radical, como lo hacían cuando eran gobierno, se reunieron en la Hostería de El Rodeo. Allí, en la mesa principal, se sentaron entre otros el ex gobernador Brizuela del Moral, Amado “Coco” Quintar, el intendente de la localidad Rodeína y para sorpresa de quienes lo ubicaron en la poltrona de jefe comunal de la perla del oeste, Alejandro Páez. Con esta presencia, el intendente andalgalense no hace más que demostrar su apego a su fragilidad ideológica, ya que también coqueteó con Pino Solanas, aunque siempre, hasta el viernes 12 de abril, se había mostrado distante y crítico de sus actuales amigos, ya que militaba en la Corriente Progresista Radical, línea cuyos principales protagonistas se escindieron de la otrora poderosa Celeste que lidera Oscar Castillo.

Unas horas después, llegaba a Catamarca Luis Barrionuevo, que reunió a unos cuantos seguidores , con la intención de organizar otra epopeya electoralista, esta vez la de volver a sentarse en una banca en el Congreso Nacional.

Entre los seguidores del gastronómico, se pudo ver a Sergio “Charli” García, al diputado Rivera y a su hijo Maxi, actual director de Deporte de la provincia. La presencia del joven funcionario causó sorpresa, no tan sólo en el kirchnerismo local, sino en la población en general, que no entiende cómo, siendo funcionario del actual gobierno de Lucia Corpacci, pueda acomodar su cuerpo en la antagónica fuerza que intenta crear Luis Barrionuevo.

Rivera, con su presencia no hizo más que confirmar inexcusablemente, que quiere alejarse del cargo, con el que fue honrado por la actual gestión, para la que sería imposible confiar en esta especie de Judas 2013, que antes de ser señalado como el traicionero, posa para las cámaras diciendo “aquí estoy adentro, pero en otra fuerza”, como un fiel seguidor de otro famoso traicionero contemporáneo Cleto Cobos.

Probablemente, tanto Páez, como Rivera, saldrán a justificarse, diciendo que son artífices de la pluralidad de ideas, aunque nadie consciente le dará crédito a tamaña falsedad elucubrada con un solo fin, traicionar y perjudicar, al mejor estilo Judas.

 

 

banner la isla cafe

banner popeye mayorista

banner la isla fm 300x250

banner aguas catamarca 300x286
banner gobierno mi bingo

         
   


logolaislaAño XII | Copyright 2005-2017 EDITORIAL LA ISLA | Todos los derechos reservados
Oficinas Comerciales y periodística: Sarmiento 581 - 2º Piso "A"| Tel.: 0383-4425626
E-Mail: info@eldiariodecatamarca.com.ar